Mi primera matrioska. Arriba, la que me compró mi madre /M. H.
Como te lo cuento

Por qué me gustan las matrioskas

Yo confieso. Tengo absoluta devoción por las matrioskas. Las muñecas rusas de madera que albergan en su interior a otra más pequeña y así hasta el tamaño pegote. Me dan ternura, me hacen sonreír, me ponen nostálgica. En definitiva, me hacen muy feliz. Por eso, procuro tener siempre una cerca. A estas alturas a nadie se le escapa que vivo rodeada de estos personajes, pero pocos han sido los que se han atrevido a pronunciar las palabras mágicas: ¿Por qué te gustan?

More5 enero, 2015