Como te lo cuento

Las historias de mi cuarentena

La exprimidora se pone la mascarilla /Unsplash

Hace cuatro meses que cogí un tren por última vez. En aquel momento el número de casos de coronavirus en España se contaba con los dedos de las manos, yo acababa de comprarme unas acuarelas nuevas y volvía a casa con dos palmeras de chocolate de La Duquesita. De eso hace ya dos estaciones. No sólo no he vuelto a poner un pie fuera de mi ciudad. Es que casi no lo he puesto fuera de mi casa desde que el 1 de marzo iniciara mi particular cuarentena. Pillar una gripe en medio de una pandemia es lo que tiene. Desde entonces todo ha cambiado mucho. Todos lo hemos hecho. Pero unas horas antes de que dejemos atrás un estado que nos ha mantenido a todos y todas en alarma, me siento más alerta que nunca. Me hierven las ideas, me asaltan las ganas de hacer cosas y me vienen a la cabeza las numerosas ocasiones en las que he querido volver con regularidad a esta estancia que es mi exprimidora.

En estos meses le he sido infiel, lo reconozco. He trasladado a otra casa las historias que guardaba para ella. Esas que me hacen disfrutar. De las que siento más mías. Y he volcado mis energías en compartirlas en el periódico donde trabajo, en un registro atípico al que conocen los lectores habituales de la cabecera. Durante unas semanas cambié la actualidad política en la que me muevo de manera permanente por los reportajes que siempre reservaba para esta ventana al mundo que es mi espacio personal. En ese otro espacio también me he sentido libre para contar lo que en cada momento me iba pidiendo el cuerpo y desde aquí agradezco a quienes han hecho posible que disfrutara escribiendo y dibujando en medio de una pandemia.

Pero, no quiero que esta exprimidora se quede al margen de lo que han sido estos meses en historias. Así que he decidido compartir con vosotros los enlaces que os lleven a ellas.

Ilustración hecha por servidora

Bienvenidos a la familia por videoconferencia

Una historia muy especial de cómo el estado de alarma no ha permitido a muchas familias conocer a los nuevos miembros de la familia. Además, ilustré el reportaje con un dibujo hecho por mí.

Pincha aquí


Lo que dejará de ser normal en la nueva normalidad

Conté cómo cosas tan cotidianas como comer de la paella, el desayuno buffet o encontrar pareja se iban a complicar en los primeros meses post-pandemia

Lo puedes leer aquí


Oda a nuestras casas

El confinamiento ha hecho de nuestros hogares una zona segura, donde sentirnos protegidos, pero también nos ha obligado a crear espacios de trabajo y diversión donde antes sólo había muebles y libros. Uno de los temas que más he disfrutado escribiendo.

Te lo cuento aquí


Las claves para una buena despensa

La crisis del coronavirus pilló a la sociedad española metida de lleno en su idilio con la comida preparada y para llevar, y alejada de los fogones de los hogares. Pero la revolución de la harina y la levadura tardó días en aparecer. Milagro!!

La lista de ingredientes y la mejor foto ever, aquí


Filias y fobias de vivir un mes confinado

Una encuesta muy divertida analizó la parte positiva de no salir de casa y reveló las nuevas formas de gestionar el tiempo o lo que nos saca de quicio entre cuatro paredes. No tenía desperdicio.

Te lo cuento aquí


El negocio de las influencers se pone en cuarentena

El confinamiento frustró las oportunidades de negocio de los prescriptores en redes sociales: sus seguidores prefierían ver cómo pasaba la pandemia la gente normal, en pisos y en chándal. Un reportaje muy divertido.

Haz click aquí


¿Qué pasará con el gratis total cuando todo acabe?

Deportistas, profesores y expertos culturales reflexionaron conmigo sobre los peligros de la oferta de ocio online sin coste y en su momento auguraron que todo volvería a la normalidad cuando pasara el virus. No se equivocaron mucho…

Lo puedes leer aquí


¿Habrá ‘coronababy boom’ en Navidad?

SPOILER: no. Con las parejas confinadas durante semanas se podría haber disparado la esperanza de un aumento de la natalidad, pero con la incertidumbre económica la situación pasó a ser justo la contraria

La explicación, aquí


Valencianos confinados por el mundo

Desde el cierre total en Jordania, al toque de queda en República Dominicana, pasando por la lejana Australia. Trabajadores y estudiantes de la Comunitat Valenciana alrededor del mundo nos contaron cómo estaba siendo vivir la pandemia fuera de nuestras fronteras

Te lo cuento aquí


Procrastinar está permitido en tiempos de coronavirus

Los expertos avalan que empleemos el tiempo libre en no hacer nada frente a la avalancha cultural online. «Aburrirnos puede incluso ayudarnos». Vivan los expertos!!!! Siempre supe que no hacer nada era bueno.

Aprende a procrastinar aquí


Voluntariado contra el covid en horario laboral

Numerosas empresas pusieron en marcha preciosas iniciativas solidarias con sus empleados a través de planes corporativos

Léelo aquí