Receta de curry verde (thai green curry)


El curry verde es uno de los currys más fragantes de cuantos se pueden preparar en casa. Pero también uno de los más sencillos. Es uno de los platos más conocidos y reconocidos de la cocina tailandesa. El pasado verano pasé parte de mis vacaciones en Tailandia. Ni qué decir tiene que comí curry para siempre. Vamos, que me puse fina. A estas alturas de la película, en mi cuarto país asiático, ya soy una más. La valiente que se pide el plato spicy (no lo hagáis si no habéis pasado del tabasco), la que come y cena curry, y la que se atreve a echarle a la piña cortada azúcar con copos de chile. Esa soy yo.

En esta segunda receta os voy a dar todos los secretos para preparar una buena pasta de curry verde que podréis tener en la nevera durante una semana y congelada durante seis meses. La pasta será la base para preparar cualquier cosa: pollo, ternera, pescado, verduras… Lo que prefiráis. El nivel de picante es regulable. Los ingredientes no son complicados de conseguir si acudís a cualquier puesto de mercado especializado en verduras un poco más raras de los normal. Si no, también podéis haceros con una buena pasta de curry verde ya preparada (se puede comprar por internet muy fácilmente.) y tenerla siempre a mano en la nevera. Aguanta hasta un año.Es utilísima.

La receta que aquí os dejo la aprendí hace ya varios años, pero la perfeccioné y modifiqué este verano en un curso intensivo de cocina tailandesa que hice en Chiang Mai. Las familias thai utilizan un número determinado de ingredientes para sus pastas de curry. En la de hoy, usaremos 15. Si te falta de algo, no hay problema. No lo pongas.

 

Pasta para curry verde / M. H.
Pasta para curry verde / M. H.

 Pasta de curry verde

-Media cucharadita de cominos enteros (hay que tostarlos en la sartén un poco)

-Media cucharadita de semillas de cilantro (también se tuestan antes)

-Una cucharada de lemongrass fresco y picado.

-Una cucharada de raíz de galanga picada.

-Una cucharada de la corteza de una lima kaffir.

-Dos cucharaditas de raíz de cilantro fresca picada.

-Dos cucharadas de chalota picada fina.

-Seis dientes de ajo pelados.

-Un trozo de jengibre fresco de unos 5 cm. (El ingrediente original es raíz de ginseng fresca, pero es demasiado complicado de encontrar en España).

-Un trozo de unos 2cm de raíz de cúrcuma pelada.

-Cinco hojas de albahaca sagrada. (Holy basil). No usar albahaca normal. Si no tienes, no uses.

-3 o 4 chiles verdes. (Con uno basta si no toleras el picante).

-Media cucharadita de sal.

-Una cucharadita de pasta de gambas.

Poner todos los ingredientes en un mortero o robot de cocina y triturar hasta que adquiera consistencia de pasta. Podemos guardarla en la nevera siete días o en el congelador hasta seis meses. Si aún así, no te atreves a hacerla o no encuentras los ingredientes, compra una hecha.

 

Green curry chicken (Pollo al curry verde) 2 personas

 

Ingredientes:

-Una taza de leche de coco.

-Una cucharada de la pasta de curry verde (hecha o comprada).

-250 gramos de pollo sin piel. La parte que prefieras, hecha daditos.

-Media berenjena a trocitos del tamaño del pollo (hay que ponerla en agua fría con sal durante dos minutos antes de usarla)

-Dos hojas de lima kaffir.

-Una cucharadita de azúcar moreno (puede ser blanca, pero no la pongas toda)

-Una cucharada de salsa de pescado.  (Se encuentra en un hipermercado, pero puedes sustituirla por soja si no tienes o eres vegetariano)

-Un chile rojo

Hierbas frescas para preparar pasta de curry verde / M. H.
Hierbas frescas para preparar pasta de curry verde / M. H.

 

Elaboración:

Encendemos la sartén honda, cacerola, o wok a fuego bajo y ponemos la pasta de curry verde durante un minuto sin dejar de remover. De este modo soltará toda la fragancia. Cuidado de que no se os queme. Añadimos después la leche de coco y mezclamos bien. Subir el fuego a temperatura media y añadir el pollo o la carne, verdura o pescado elegido. Comprueba que hierva y cuando haya cambiado de color (esté hecha) añade el resto de ingredientes, excepto el chile. Remueve bien y después de cinco minutos, baja el fuego al mínimo y déjalo durante diez minutos más. Pica el chile y utilízalo para decorar tu plato. Yo siempre lo sirvo en cuencos y lo acompaño con arroz jarmín cocido (arroz blanco).

Green curry en proceso
Green curry en proceso


Advertencia:
nunca tapéis la sartén/cacerola de un curry que lleve leche de coco. La grasa de la leche tiende a separarse del agua y aunque no hay ningún problema alimentario, vuestro plato puede parecer cortado. Y un último consejo: nunca te eches el arroz en el cuenco o plato del curry, sino al revés. Ve poniéndote los trozos de carne, pescado o verdura en el arroz. Es una gran ofensa para los tailandeses.